Agua y COVID-19: lecciones aprendidas y retos futuros*

*Artículo elaborado por el Campus de l’Aigua de la Universitat de Girona y dado a conocer el pasado 5 de junio de 2020, Día Mundial del Medio Ambiente.

La pandemia de la COVID-19, enfermedad respiratoria causada por el virus SARS-CoV-2, ha provocado el cese de la actividad y el confinamiento de la población de forma global, con el aislamiento social como estrategia para parar la propagación masiva del virus. Esta situación, impensable unos meses atrás, ha condicionado la actividad económica y social y ha impactado fuertemente en la vida de las personas a nivel individual, familiar y laboral.
Los investigadores y las investigadoras del Campus de l’Aigua de la Universitat de Girona creemos oportuno compartir nuestros conocimientos, observaciones y reflexiones sobre esta situación única que nos ha comportado la pandemia, desde diferentes ámbitos relacionados con el agua. Nos planteamos también cuál tiene que ser el futuro y los retos a los que se tendrá que enfrentar el sector del agua.

Ecosistemas y salud humana

El agua y los ecosistemas acuáticos son esenciales para el mantenimiento de la biodiversidad y el bienestar de la población, pero la crisis que vivimos ha evidenciado la extrema relación entre la integridad de los ecosistemas y la salud de los humanos. Más allá de las causas concretas de la transmisión del virus, todavía por establecer, una consideración que se puede extender a la relación entre humanos y sistemas naturales es que estamos llevándolos al límite de su capacidad de resistencia. El crecimiento demográfico, la intensificación de las actividades agrícolas e industriales y el cambio climático ejercen una presión constante sobre estos ecosistemas, favoreciendo la aparición, propagación o resurgimiento de enfermedades infecciosas.
El uso excesivo de los recursos naturales (el agua entre ellos), junto con la llegada constante de contaminantes (sean químicos, físicos o biológicos), hace que los ecosistemas pierdan parte de su capacidad de resistencia y se vuelvan más frágiles.
También tenemos que considerar que en las últimas décadas estamos explotando nuevos hábitats y especies, desde los bosques más escondidos hasta los fondos marinos más profundos que habían permanecido aislados durante siglos. Estos nuevos contactos nos exponen a nuevos virus, bacterias o parásitos y pueden surgir, por lo tanto, nuevas enfermedades. Tenemos que estar preparados y la investigación tiene un papel fundamental.

Efectos de la crisis de la COVID-19 en el agua y los sistemas acuáticos

El confinamiento de la población ha tenido incidencia en el consumo de agua. El descenso ha sido especialmente acusado en cuanto a usos industriales y de servicios (como el comercial o el vinculado al turismo). En cambio, como resultado del confinamiento de la población en sus hogares y los cambios en sus hábitos de consumo (debido al énfasis en el aseo personal y del hogar), han producido un incremento en el consumo de agua para usos domésticos.
La pandemia ha tenido también grandes efectos en relación a mares y océanos. En las últimas décadas, el transporte marítimo ha sido uno de los grandes símbolos de la globalización. Con la pandemia, una de las primeras víctimas ha sido esta primigenia forma de comunicación y comercio. Parece que de la globalización pasaremos a la regionalización globalizada, pero el eje vertebrador, el entramado de esta nueva globalización, continuará siendo, sin duda, el transporte marítimo global, aquel que sobreviva a la crisis.
A pesar de que pueda parecer anecdótico o menor, uno de los cambios importantes que se han producido y se producirá raíz de la COVID-19 tiene que ver con la imagen que hasta ahora teníamos, y el uso que hacíamos, del mar a través de los cruceros. De repente, han pasado de ser paradigma y símbolo del turismo de las clases medias a transformarse en lugares de confinamiento obligado y de peligro de contagio en territorio de nadie. Es bien seguro que esta experiencia ayudará al replanteamiento de uno de los grandes mitos de la sociedad de consumo, el goce del mar de espaldas al mar.
Uno de los efectos más populares y celebrados del confinamiento en relación al mar es la cantidad de avistamientos de gran fauna marina cerca de las costas; en mismo Cap de Creus (Costa Brava) se han visto rorcuales comunes en grupos, centenares de delfines y tiburones peregrinos de medida considerable. El confinamiento ha permitido que nuestro ecosistema marino “respirara” un poco. Así, esta parada forzosa de actividades ha supuesto una pequeña y efímera oportunidad de recuperación de las poblaciones marinas, muchas de ellas en situación vulnerable.
Respecto a las aguas subterráneas, es conocido el potencial transporte de virus, algunos de ellos patógenos, a través de su flujo. Sin embargo, el subsuelo ya presenta varios sistemas naturales de eliminación, ya sea por filtración (poco importante debido al tamaño de los virus), adsorción a las partículas minerales del suelo (muy eficiente) e inactivación por los largos tiempos de tráfico de las aguas subterráneas y que pueden ir de varios meses a muchos años desde la infiltración hasta la captación para uso humano. Además de estos factores naturales limitantes de la pervivencia de los virus en los acuíferos, ante la cuestión de si los recursos subterráneos pueden contener el coronavirus causante de la COVID-19 hay que considerar varios aspectos. Primero, la entrada de este virus en los acuíferos solo puede producirse a través de fosas sépticas o conductos que lleven agua residual no tratada y tengan pérdidas en el subsuelo, o bien por la infiltración de ríos o balsas que hayan recibido aguas residuales urbanas. Segundo, los informes indican que el tratamiento en las plantas depuradoras supone la eliminación total del virus y que los tratamientos de depuración antes de introducir el agua potable en las redes de distribución urbana desactivan su capacidad de infección. Por lo tanto, el consumo doméstico de agua potable de red, sea procedente de ríos o de acuíferos, es seguro.

El ciclo urbano del agua ha tenido un papel relevante, sin hacerse notar. Todos hemos tenido confianza en el agua que nos llegaba, no ha habido prácticamente ninguna crisis por motivo del agua y además ha sido un elemento importante en la lucha contra la COVID-19, puesto que ha permitido seguir las recomendaciones de higiene de manos con agua y jabón. Y esto se ha conseguido gracias a un sobreesfuerzo del sector. Muchas plantas de tratamiento han tenido a sus trabajadores confinados en las mismas para evitar cualquier riesgo, «viviendo» en la propia instalación para asegurar la continuidad del servicio. Esto ha evidenciado de que este sector es un sector maduro, que dispone de buena tecnología, de buenos profesionales y de una elevada fiabilidad en conjunto.

Retos del sector

El acceso al agua es un derecho humano básico para la salud de las personas. El problema principal, pero, es que en muchos hogares del mundo no disponen de agua y, por lo tanto, no reúnen las condiciones mínimas necesarias para hacer frente a la pandemia. La pobreza hídrica crea situaciones de desigualdad social frente a la COVID-19 y, en general, ante cualquier emergencia.
La actividad marítima pesquera, a pesar de ser tratada como un sector primario estrategico esencial, con el confinamiento ha evidenciado su gran vulnerabilidad. Vulnerabilidad que no solo es fruto de la incapacidad del medio para la renovación de los recursos naturales (debido a la acción antrópica centrada fundamentalmente en la sobrepesca), la contaminación, y el cambio climático… el cierre de restaurantes ha supuesto el paro de muchas lonjas de forma temporal y, consiguientemente, una bajada importante de la actividad pesquera. Se prevé que la recuperación será lenta, con pequeños cambios adaptativos, pero se producirá. Ahora bien, el problema, en general, continúa siendo cultural: el pez es visto como un alimento especial y diferente. Hay la necesidad de mantener los recursos alimentarios locales, y en este sentido, la sobreexplotación actual es preocupante desde el punto de vista no solo de abastecimiento sino también en términos de salud. Hay que adoptar una gestión integrada y global de la salud ambiental y humana.
En general, hay que entender mejor la capacidad de resistencia de los sistemas naturales a las perturbaciones que reciben; algunas naturales (como el Gloria, que recientemente los impactó); otros ligados a la acción humana (extracción de agua, contaminantes). La concatenación de unas y otras puede comportar consecuencias desconocidas.
Respeto el ciclo del agua, hay que integrar mejor el ciclo natural con el urbano, incluyendo las aguas antes de ser usadas y después de serlo, en un único marco de referencia. Tenemos que saber como se retroalimentan unas y otras y cuáles son los impactos reales que ponen las perturbaciones sobre su capacidad conjunta de carga. En sistemas muy complejos como los hidrológicos, hace falta una mirada integradora y transdisciplinaria.

También es muy importante asegurar la calidad del agua. La preocupación inicial por la posible presencia del virus SARS-CoV-2 en las aguas subterráneas sirve de recordatorio de la importancia de protegerse contra los patógenos mediante el cuidado y mantenimiento adecuados de pozos y sistemas sépticos, consideración que es inherente a los sistemas públicos de suministro de agua potable. Hay que aumentar los controles de calidad y apostar por la innovación en el sector de potabilización y depuración. Los retos en este sentido son varios, como el desarrollo de nuevos sensores y metodologías de análisis, gestión de datos y procesamiento de las mismas, diseño de nuevos equipos autónomos que puedan trabajar a distancia minimizando el riesgo del trabajadores, así como modelos más precisos en los procesos de tratamiento y gestión para asegurar la eficacia bajo condiciones cambiantes, entre otros. Muy relacionado con el hecho de combatir el virus está el amplio uso de desinfectantes empleados tanto en los hogares como en las calles de pueblos y ciudades. Estos pueden tener graves efectos en el medio ambiente y en las plantas de tratamiento de agua que hay que estudiar en profundidad. Los desinfectantes no solo pueden dañar directamente el ecosistema sino que también pueden reaccionar con la materia orgánica presente en el agua para generar subproductos de desinfección potencialmente tóxicos para la salud pública.

Cuál tiene que ser el futuro?

La crisis de la COVID-19 junto con los efectos del cambio climático sobre los recursos hídricos tienen que estar presentes en el diseño de políticas públicas de gestión de los recursos hídricos.
Se debe impulsar mucho más la prevención de la salud y la conservación de los ecosistemas acuáticos, ya que van e irán cada vez más relacionados entre sí. El medio natural no solo nos aporta alimentos saludables y de proximidad sino también lugares donde practicar actividades de recreo beneficiosas para la salud física y mental. Esto se ha hecho especialmente evidente durante esta crisis en poblaciones con falta de zonas verdes. En este sentido, una mayor implementación de sistemas inspirados en la naturaleza (nature-based solutions) para afrontar diferentes retos ambientales y socioeconómicos facilitará la transición hacia ciudades más más sostenibles, resilientes y justas.
Se vislumbra también un mayor control de la calidad microbiológica tanto de las aguas potables como de las regeneradas. No solo evaluando la posible presencia o cantidad de microorganismos, sino también en la migración de estos en el subsuelo, las posibles fuentes y su posible transmisión desde los acuíferos a otros ambientes acuáticos. Se pone en valor la microbiología ambiental como herramienta de estudio de los procesos biogeoquímicos dentro de un contexto hidrogeológico correctamente caracterizado, así como su relevancia en términos de salud pública.

Parece también claro que aumentará la digitalización del ciclo urbano del agua, con más cantidad de sensores para medir on-line la calidad del agua en diferentes puntos del ciclo. En este sentido, harán falta también nuevas herramientas analíticas, metodológicas e instrumentales, rápidas y fiables, para ayudar a la toma de decisiones. El uso de esta información servirá no solo para mejorar la calidad del servicio sino para ir más allá. La llamada “sewer epidemiology” puede permitir identificar y predecir nuevos focos de infecciones empleando el material genético que se encuentra en las aguas residuales. Debemos enfatizar el hecho que este material genético no tiene capacidad de infección ni puede convertirse en un factor de transmisión del virus hacia el ser humano. En términos económicos, se tendrán que establecer unos criterios políticos que garanticen el sostenimiento de las instalaciones y el servicio de agua para todo el mundo, especialmente ante la crisis económica que se divisa.
Teniendo en cuenta que hará falta innovación, la Universidad y los centros de investigación tenemos la responsabilidad de jugar un papel relevante en la definición de la nueva normalidad en el sector del agua. Podemos aportar conocimiento en diferentes ámbitos tecnológicos y científicos pero nos equivocaríamos si pensáramos solo en términos técnicos. La COVID-19 es también una crisis social y desde la Universidad tenemos el deber y el deseo de implicarnos y de participar en las soluciones que la sociedad pide.
En este sentido, el Campus de l’Aigua es una herramienta que la Universitat de Girona pone a disposición de la sociedad para dar respuesta a las necesidades del territorio fomentando la interacción con las empresas, entidades y ciudadanía, para encarar conjuntamente los retos que como sociedad tenemos por delante.
Sirvan estas observaciones como punto de partida para una reflexión más amplia para poner en valor los recursos hídricos, su calidad y su relación con la sociedad.

*Elaborado por el Campus de l’Aigua de la Universitat de Girona con la participación y las contribuciones de las siguientes unidades:

  • Centro de Geología y Cartografía Ambiental (GEOCAMB)
  • Grupo de investigación en Biodiversidad y recursos marinos (GRMar)
  • Grupo de investigación en Ecología Acuática Continental (GRECO)
  • Grupo de investigación en Ecosistemas Marinos y Salud Humana (SeaHealth)
  • Grupo de Ecología Microbiana Molecular (GEMM)
  • Grupo de investigación Medio ambiente y tecnologías de la Información Geográfica
  • Grupo de investigación de Química Analítica y Ambiental
  • Laboratorio de Ingeniería Química Ambiental (LEQUIA)
  • ICRA, áreas de Recursos y Ecosistemas, Calidad del agua y Tecnologías y evaluación
  • Instituto de Ecología Acuática Instituto de Medio Ambiente
  • Cátedra Agua, Naturaleza y Bienestar
  • Cátedra de Estudios Marítimos
  • Cátedra de Geografía y Pensamiento Territorial Cátedra Océanos y Salud Humana

#WaterTalks – Ignasi Rodríguez-Roda

Esta tarde he estrenado el canal Live de Instagram con una videocharla en directo con el catedrático de Ingeniería Química Ignasi Rodríguez-Roda. En ella hemos hablado sobre varios temas como son el Máster de Ciencia y Tecnología de los Recursos Hídricos de la Universitat de Girona, los grupos de investigación LEQUIA e ICRATech, el Campus del Agua, los proyectos de difusión en colaboración con este blog, etc. En definitiva, una agradable conversación que espero que permita establecer los #WaterTalks en una serie de charlas tan interesantes como la de hoy.

Epidemiología y COVID-19

Este post hace un breve resumen del artículo liberado por el instituto independiente de investigación holandés KWR, una entidad formada en 2008 y especializada en el ciclo integral del agua. El artículo trata sobre los avances en el análisis de las aguas residuales en pos de la detección del COVID-19 y su posterior implicación en el seguimiento epidemiológico.

En este interesante artículo se pone a disposición de la comunidad un estudio preliminar, comprendido entre el 6 de febrero y 15 de marzo de este año, sobre la presencia del Coronavirus COVID-19 en las aguas residuales en Holanda, ya que durante estas fechas apareció el primer infectado en el país.

La interpretación de los resultados

Más allá de los los métodos llevados a cabo, que podéis consultar en su versión en inglés al final de este post, se llegó a las siguientes conclusiones preliminares:

  • Los resultados indican que el SARS-CoV-2 está presente en las aguas residuales.
  • El SARS-CoV-2 no se encontró en los efluentes, es decir, en las aguas depuradas después de ser tratadas en las EDAR.
  • El método no es todavía cuantitativo, pero se basa en la mayor o menor fuerza de la señal. La concentración del virus en las aguas residuales parece baja.
  • La estimación es que el riesgo de que los empleados de las EDAR se contagien de COVID-19 a través del contacto con las aguas residuales (aerosoles) es muy bajo.
  • En KWR piensan que el análisis del SARS-CoV-2 en las aguas residuales puede ser usado como una herramienta para medir la circulación del virus en una población (por ejemplo, una ciudad o un municipio más pequeño). Si podemos justificar y validar más este método, el sector del agua tendrá una herramienta que proporcionará información adicional valiosa sobre la propagación del virus en la población.

Llegados a este último punto, creo que es de lectura obligatoria el artículo escrito por el Grupo de Investigación ICRATech sobre la Sociología Basada en el Análisis de Aguas Residuales. No hay duda de que están trabajando sobre un tema crítico de cara a una próxima aplicación en el campo de la Epidemiología.

BIBLIOGRAFÍA

What we learn about the Corona virus through waste water research

Grupo ICRATech (IV): Sociología Basada en el Análisis de Aguas Residuales

Tramo de alcantarillado de Londres. Fuente: Nautilus

El Institut Català de Recerca de l’Aigua (ICRA) ha establecido un equipo que reune tecnología e imaginación para extraer información socioeconómica de los municipios a partir del análisis químico y microbiológico de las aguas residuales de sus ciudadanos, la llamada Sewer Sociology o Sociología basada en el Análisis de las Aguas Residuales (SAAR).

¿Qué es la Sociología basada en el Análisis de las Aguas Residuales?

La SAAR se podría definir como «la ciencia de la sociedad, las instituciones sociales y las relaciones sociales vistas a través de los ojos de una alcantarilla«. Hasta ahora, este término se ha utilizado en el marco de los estudios que analizan los flujos en las alcantarillas para extraer datos sobre el ritmo diario de la vida de las personas, pero se puede ir más allá del análisis de estos flujos. Por ejemplo, la medición de la concentración de sustancias químicas seleccionadas puede proporcionar información sobre los hábitos de vida y el estado de salud de la población. Esta práctica se denomina «Sewage Information Mining (SIM)» o minería de información química de aguas residuales (SCIM) cuando el foco está en los productos químicos. Dentro de la SIM se incluye la Epidemiología basada en el análisis de las aguas residuales,propuesto en 2001. Desde entonces se han realizado cientos de estudios para validar este concepto, entre los que se encuentran los basados en el análisis de la concentración de drogas ilícitas en las aguas residuales y la consiguiente estimación del consumo per cápita. Otras aplicaciones muy interesantes se han llevado a cabo, por ejemplo estimar la exposición de la población a los plaguicidas, cuantificar los productos farmacéuticos prescritos, los biomarcadores que pueden reflejar los hábitos de estilo de vida y el estado general de salud de la población.

La SAAR se está convirtiendo en un tema de actualidad

Los resultados y los conocimientos de la SAAR no sólo se limitan a la comunidad científica, de hecho, una serie de titulares de noticias como: «Lo que los residuos humanos pueden decirnos sobre los ingresos, la dieta y la salud» (Celina Ribeiro, Oct 2019, BBC), «Hay una diferencia desalentadora entre las aguas residuales de las zonas ricas y las de las zonas pobres» (Michelle Starr, Oct 2019, Science Alert), «Los científicos pueden saber cuán rico eres examinando tus aguas residuales» (Peter Hess, oct. 2019, Inverso) y «El estudio de las aguas residuales da pistas sobre el estatus socioeconómico y los hábitos de las personas» (Bob Yirka, oct. 2019, Phys.org), por nombrar sólo algunos, se publicaron en 2019. Así, la SAAR puede convertirse en una importante herramienta para identificar las amenazas, las necesidades, la salud y la riqueza de los seres humanos y la sociedad.

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0048969717331601#f0005

¿Cuál es la contribución del ICRA a la SAAR?

En el ICRA creemos que la SAAR puede utilizarse para la vigilancia de los factores de riesgo para la salud de la población, convirtiéndose en un valioso complemento de los métodos existentes, los cuales tienen ciertos inconvenientes. Por ejemplo, las encuestas por cuestionario tienen limitaciones debido a la falta de veracidad de las respuestas de los participantes y a las necesidades de ajustarse al presupuesto asignado. Las bases de datos de población (por ejemplo, los censos) y los registros médicos suelen carecer de datos socioeconómicos y de hábitos de vida, no son plenamente fiables ni completas y se actualizan con poca frecuencia (sólo una vez al año en los mejores casos).

El ICRA participa actualmente en dos proyectos internacionales que se ocupan de la SAAR. El proyecto SCOREwater tiene por objetivo extraer información socioeconómica de muestras de aguas residuales desde tres puntos de vista distintos: desde la ingeniería, con la elaboración de enfoques para la selección de puntos y diseño de estrategia de muestreo; desde la química, con el despliegue de métodos analíticos; y desde la perspectiva de la microbiología, con la estimación de la diversidad microbiana de las muestras de aguas residuales y la cuantificación de los genes resistentes a los antibióticos. SCOREwater cuenta con varios socios catalanes complementarios (ICRA, BCASA, s::can iberia, IERMB, EURECAT) que trabajan conjuntamente en el estudio del caso de Barcelona, donde 3 barrios serán monitorizados durante 1 año. Todos los datos analíticos se analizarán conjuntamente con la información recogida en las bases de datos de salud (medicamentosprescritos, hábitos de vida y estado de salud), con la información sobre la situación socioeconómica de los habitantes y con la información obtenida de las encuestas telefónicas. 

Por otro lado, el proyecto SCHEME se centra en el desarrollo de una metodología analítica para la determinación de biomarcadores de exposición humana a contaminantes químicos derivados de productos de cuidado personal y productos químicos industriales. La aplicabilidad de la metodología desarrollada por SCHEME se evaluará utilizando muestras de aguas residuales de 4 ciudades europeas.

Una introducción a la Epidemiología basada en el Análisis de las Aguas Residuales

El valor real de la información sociológica de las aguas residuales 

Aunque la SAAR esté de actualidad y tenga mucho potencial, los investigadores debemos ser realistas sobre las necesidades que el método puede satisfacer. Actualmente son posibles las siguientes aplicaciones:

  • Vigilancia del consumo de drogas ilícitas: Normalmente, esos tipos de vigilancia se llevan a cabo sobre la base de incautaciones, encuestas, demandas de tratamiento de drogas e ingresos hospitalarios relacionados con las drogas. Sin embargo, mediante el SCIM se puede obtener las cantidades de drogas ilícitas liberadas en una cuenca de alcantarillado específica. Este enfoque se ha llevado a cabo durante 7 años en varias ciudades europeas y otras ciudades. Gracias a él, fue posible encontrar tendencias y perfiles específicos del consumo de drogas ilícitas mucho antes que con otras fuentes de información (González-Mariño et al., 2020). El SCIM ha demostrado ser un instrumento sumamente flexible para su aplicación a diferentes escalas espaciales y temporales y puede poner en marcha medidas de mitigación casi en tiempo real (González-Mariño et al., 2020). 
  • Vigilancia del consumo de medicamentos: Estas ventas suelen registrarse en bases de datos de difícil acceso y no se actualizan con la frecuencia necesaria. El SCIM ha demostrado ser preciso en cuanto a reflejar el consumo de drogas ilícitas y medicamentos (van Nuijs y otros, 2015) (Choi y otros, 2018). 
  • Seguimiento de los brotes de enfermedades: En el proyecto Underworlds de América del Norte se ofrecen ejemplos de varias aplicaciones satisfactorias.
Workshop desarrollado en el ICRA sobre SAAR en noviembre de 2019

¿Qué podemos esperar en el futuro? La opinión de ICRATech, grupo de investigación consolidado de AGAUR

Hasta ahora, en el campo de la SAAR ha habido mucha presencia de químicos analíticos, pero con el fin de aprovechartodo el potencial de la Sociología basada en el Análisis de las Aguas Residuales, necesitamos involucrar a otros científicos como epidemiólogos, ingenieros ambientales, sociólogos, médicos y organismos públicos como, por ejemplo, organismos públicos de salud. Además, como las posibilidades de las aplicaciones de la SAAR son muy variadas, es necesario trabajar en la definición de propuestas de valor con la participación de los principales interesados. En ese sentido, el ICRA organizó un taller dedicado a la SAAR con el objetivo de debatir varios temas entre los investigadores del agua de diferentes especialidades y, posteriormente, realizar una lluvia de ideas sobre posibles aplicaciones futuras… en menos de 30 minutos se recogieron ideas prometedoras! Además, algunas de estas ideas tenían un valor para la sociedad, otras tenían un mero valor científico y otras lo tenían a nivel comercial. A continuación, planteamos debates sobre la aplicabilidad, la utilidad y la ética de algunas de estas ideas. El principal resultado fue que la investigación en este campo debería realizarse siempre en asociación con las partes interesadas para garantizar que la información extraída sea útil. 

Por último, en el taller también discutimos que además de los productos químicos, las aguas residuales también contienen una cantidad ingente de microorganismos procedentes de las heces humanas y la diversidad microbiana podría estar potencialmente asociada al estado de salud de las poblaciones estudiadas. Sin embargo, recopilar información fiable de estas complejas comunidades microbianas no es sencillo, especialmente para la identificación de biomarcadores genéticos referentes a la salud. La obtención de datos genéticos es un desafío y requiere tanto una gran potencia de cálculo como el dominio de diferentes herramientas bioinformáticas.

Por todo lo dicho, en el ICRA nos encanta la Sociología basada en el Análisis de Aguas Residuales y abordaremos los desafíos metodológicos identificados en los dos proyectos europeos con entusiasmo y determinación.

Artículo escrito por el grupo de investigación ICRATech

Agradecimientos

Los autores quieren agradecer el apoyo del Departament d’Economia i Coneixement del Gobierno catalán a través del Grupo de Investigación Consolidado (ICRA-TECNOLOGÍA – 2017 SGR 1318).

Referencias

Bijlsma, L., Botero-Coy, A.M., Rincón, R.J., Peñuela, G.A., Hernández, F., 2016. Estimation of illicit drug use in the main cities of Colombia by means of urban wastewater analysis. Sci. Total Environ. 565, 984–993. https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2016.05.078

Castiglioni, S., Senta, I., Borsotti, A., Davoli, E., Zuccato, E., 2015. A novel approach for monitoring tobacco use in local communities by wastewater analysis. Tob. Control 24, 38–42. https://doi.org/10.1136/tobaccocontrol-2014-051553

Choi, P.M., Tscharke, B.J., Donner, E., O’Brien, J.W., Grant, S.C., Kaserzon, S.L., Mackie, R., O’Malley, E., Crosbie, N.D., Thomas, K. V., Mueller, J.F., 2018. Wastewater-based epidemiology biomarkers: Past, present and future. TrAC-Trends Anal. Chem. https://doi.org/10.1016/j.trac.2018.06.004

Daughton, C.G., 2001. Illicit Drugs in Municipal Sewage. https://doi.org/10.1021/bk-2001-0791.ch020

Daughton, C.G., 2018. Monitoring wastewater for assessing community health: Sewage Chemical-Information Mining (SCIM). Sci. Total Environ.

Enfinger, K.L., Stevens, P.L., 2014. Sewer Sociology – The Days of Our (Sewer) Lives. Proc. Water Environ. Fed. https://doi.org/10.2175/193864706783761365

González-Mariño, I., Baz-Lomba, J.A., Alygizakis, N.A., Andrés-Costa, M.J., Bade, R., Barron, L.P., Been, F., Berset, J.D., Bijlsma, L., Bodík, I., Brenner, A., Brock, A.L., Burgard, D.A., Castrignanò, E., Christophoridis, C.E., Covaci, A., de Voogt, P., Devault, D.A., Dias, M.J., Emke, E., Fatta-Kassinos, D., Fedorova, G., Fytianos, K., Gerber, C., Grabic, R., Grüner, S., Gunnar, T., Hapeshi, E., Heath, E., Helm, B., Hernández, F., Kankaanpaa, A., Karolak, S., Kasprzyk-Hordern, B., Krizman-Matasic, I., Lai, F.Y., Lechowicz, W., Lopes, A., López de Alda, M., López-García, E., Löve, A.S.C., Mastroianni, N., McEneff, G.L., Montes, R., Munro, K., Nefau, T., Oberacher, H., O’Brien, J.W., Olafsdottir, K., Picó, Y., Plósz, B.G., Polesel, F., Postigo, C., Quintana, J.B., Ramin, P., Reid, M.J., Rice, J., Rodil, R., Senta, I., Simões, S.M., Sremacki, M.M., Styszko, K., Terzic, S., Thomaidis, N.S., Thomas, K. V., Tscharke, B.J., van Nuijs, A.L.N., Yargeau, V., Zuccato, E., Castiglioni, S., Ort, C., 2020. Spatio-temporal assessment of illicit drug use at large scale: evidence from 7 years of international wastewater monitoring. Addiction. https://doi.org/10.1111/add.14767

Ort, C., van Nuijs, A.L.N., Berset, J.D., Bijlsma, L., Castiglioni, S., Covaci, A., de Voogt, P., Emke, E., Fatta-Kassinos, D., Griffiths, P., Hernández, F., González-Mariño, I., Grabic, R., Kasprzyk-Hordern, B., Mastroianni, N., Meierjohann, A., Nefau, T., Östman, M., Pico, Y., Racamonde, I., Reid, M., Slobodnik, J., Terzic, S., Thomaidis, N., Thomas, K. V., 2014. Spatial differences and temporal changes in illicit drug use in Europe quantified by wastewater analysis. Addiction 109, 1338–1352. https://doi.org/10.1111/add.12570

Rousis, N.I., Zuccato, E., Castiglioni, S., 2017. Wastewater-based epidemiology to assess human exposure to pyrethroid pesticides. Environ. Int. https://doi.org/10.1016/j.envint.2016.11.020

Ryu, Y., Gracia-Lor, E., Bade, R., Baz-Lomba, J.A., Bramness, J.G., Castiglioni, S., Castrignanò, E., Causanilles, A., Covaci, A., De Voogt, P., Hernandez, F., Kasprzyk-Hordern, B., Kinyua, J., McCall, A.K., Ort, C., Plósz, B.G., Ramin, P., Rousis, N.I., Reid, M.J., Thomas, K. V., 2016. Increased levels of the oxidative stress biomarker 8-iso-prostaglandin F 2α in wastewater associated with tobacco use. Sci. Rep. https://doi.org/10.1038/srep39055

Senta, I., Gracia-Lor, E., Borsotti, A., Zuccato, E., Castiglioni, S., 2015. Wastewater analysis to monitor use of caffeine and nicotine and evaluation of their metabolites as biomarkers for population size assessment. Water Res. 74, 23–33.

Thomaidis, N.S., Gago-Ferrero, P., Ort, C., Maragou, N.C., Alygizakis, N.A., Borova, V.L., Dasenaki, M.E., 2016. Reflection of Socioeconomic Changes in Wastewater: Licit and Illicit Drug Use Patterns. Environ. Sci. Technol. 50, 10065–10072. https://doi.org/10.1021/acs.est.6b02417

Van Nuijs, A.L.N., Covaci, A., Beyers, H., Bervoets, L., Blust, R., Verpooten, G., Neels, H., Jorens, P.G., 2015. Do concentrations of pharmaceuticals in sewage reflect prescription figures? Environ. Sci. Pollut. Res. https://doi.org/10.1007/s11356-014-4066-2