Proyecto INNOQUA

Planta piloto del proyecto INNOQUA, situada en la EDAR de Quart (Girona).

Y si os dijera que hay un proyecto europeo dedicado a la depuración low cost de aguas residuales domésticas que quiere competir con los actuales sistemas de saneamiento autónomo disponibles?

Y si os dijera que hay 11 países involucrados de todo el mundo donde se probarán diferentes sistemas modulables basados en la sostenibilidad ambiental y económica y adaptables a cualquier clima?

Y si os dijera que uno de estos sistemas se está testando en la EDAR de Quart (Girona), con el liderazgo del LEQUIA y diferentes departamentos implicados de la UdG?

Pues bien, todo esto y mucho más lo engloba INNOQUA, y yo he aprovechado para pasar por Quart para que Narcís Pous, responsable de la planta piloto asociada, me explique algo más sobre este interesante proyecto.

“INNOQUA propone testear diferentes tecnologías por separado que son modulables y por lo tanto costumitzables según el interés del cliente”, indica Pous. Estas tecnologías son las siguientes:

  • Vermifiltro, que actúa de tratamiento primario y secundario.
  • Filtración mediante Daphnia, actuando como terciario.
  • Una unidad de control y supervisión online de bajo coste.
  • Bioreactor de algas, las cuales actúan por fotooxidación.
  • Desinfección por UV.

De estas cinco tecnologías, en la planta piloto hay montada la segunda, la filtración de partículas mediante Daphnia. “Son unos organismos muy sensibles, los cuales normalmente se utilizan para tests de toxicidad ambiental, por eso controlamos y supervisamos diferentes parámetros críticos: la temperatura (el agua tiene que estar entre 5ºC y 25ºC), los nutrientes, los metales como el cobre o el plomo y los contaminantes emergentes como el ibuprofeno o los retardantes de llama”. En las condiciones adecuadas, las daphnia eliminan las pequeñas partículas coloidales que los tratamientos secundarios no pueden eliminar. Pous también me explica que el tiempo de residencia del bioreactor ha puesto en evidencia un imprevisto interesante: “Hemos visto que el sistema evoluciona hacia la generación de biofilms que pueden ayudar a reducir la materia orgánica remanente…siguiendo el esquema evolutivo nos hemos planteado de introducir plantas para eliminar el nitrógeno!”.

Superfície del reactor donde crecen las daphnia. El biofilm se forma en la zona perimetral

Cuando se obtengan los resultados definitivos de la planta piloto, descartarán uno de los dos reactores y el que quede será acoplado a un vermifiltro, empezando una segunda fase de control, supervisión y verificación del sistema conjunto. “Irlanda trabaja con la tecnología de vermifiltros y estamos esperando sus resultados para diseñar uno que se adapte a las condiciones de nuestra planta piloto”, comenta Pous. Uno de los puntos fuertes de este proyecto, además de competir con el clásico saneamiento autónomo, es su versatilidad modular: “Esto facilita que el cliente pueda montar su propio sistema en función del tipo de agua a tratar y las condiciones climáticas propias de su zona”.

Finalmente, Pous justifica INNOQUA desde el punto de vista de su aplicabilidad real: Acabada la fase investigadora, pasaremos a las demostraciones prácticas. El proyecto tiene previsto validar la utilidad de estas tecnologías en aguas de diferentes tipos como son las de origen ganadero, las que provienen de la acuicultura o las asimilables a domésticas en hogares unifamiliares, siempre con un límite máximo de 10 H-e”.

Gusanos presentes en el vermifiltro. Fuente: INNOQUA