ICRA Workshop: «International experiences in Potable Reuse»

Wolfgang Gernjak presentando el Workshop

Aprovechando las sinergias del position paper posteado en este mismo blog sobre reutilización con fines potables, el pasado viernes 4 de octubre estuve de oyente en el workshop organizado por el ICRA sobre este mismo tema aplicado a experiencias internacionales.

Después de una breve introducción a cargo de Wolfgang Gernjak, Investigador Senior del grupo ICRATech, tomó la palabra el primer ponente, el profesor de la Universidad de Berkeley (California) y especialista en recursos hídricos David Sedlak, el cual hizo una aproximación a la situación de la reutilización con fines potables (también conocida como reutilización potable) en Estados Unidos y los posibles avances de cara al futuro. Fue una charla muy interesante donde el profesor Sedlak nos habló de la importancia de la legitimidad de la tecnología para que esta sea aceptada a nivel general. Esta legitimidad, se compone de 3 dimensiones: la pragmática, la moral y la cognitiva.

El segundo ponente, Antoni Munné, Responsable del Departamento de Calidad de las Aguas de la ACA, introdujo su ponencia relacionando el proceso de cambio climático actual en relación a las previsiones de caras a los próximos 10-30 años en materia de precipitaciones y temperaturas medias en la zona mediterránea. En resumen, se espera una mayor variabilidad en las lluvias, un aumento progresivo de las temperaturas medias y una reducción de precipitaciones de entre un 5-10% en 2030 y de un 15-20% en 2050, pudiendo ser éstas de un 15-30% en época estival.

En la segunda parte de su exposición, Munné presentó los avances del estudio monitorizado por el panel de expertos sobre los niveles de contaminantes emergentes en las aguas regeneradas de la ERA de El Prat de Llobregat, con el fin de, en un futuro próximo poder reutilizarlas con fines potables en el área metropolitana de Barcelona.

El tercer y último ponente del workshop, Lluís Sala, Responsable del Área de Abastecimiento y Reutilización del Consorci de la Costa Brava, hizo un diagnóstico sobre la reutilización potable en la Costa Brava explicando el caso paradigmático de El Port de la Selva y el proyecto DEMOWARE. Esta población costera tenía las características adecuadas para poder acoger una parte del proyecto: variabilidad en las precipitaciones, aislada geográficamente, alta demanda en época estival, tratamiento terciario en funcionamiento desde el año 2000, interés de la administración local, etc.

En el apartado de financiación, Sala remarcó que las inversiones cercanas a 1 millón de euros durante un período de 16 años apoyando la reutilización de agua regenerada en el Port de la Selva, han dado muy buenos resultados en materia de eliminación de contaminantes emergentes:

De todas formas, en el desarrollo del proyecto Demoware en Port de la Selva se observaron una serie de problemas inesperados como el incremento de salinidad debido a las sequías de los últimos años en la zona así como la presencia de concentraciones relativamente elevadas de biocidas que son recalcitrantes a ser eliminados:

En definitiva, los resultados del proyecto DEMOWARE en el caso de Port de la Selva instan a seguir profundizando en varios aspectos que quedan abiertos como la forma de evitar la salinización puntual en períodos de sequía (ósmosis inversa?) o la eliminación (quizás con tecnologías de oxidación avanzada) de contaminantes emergentes. Superar estos retos podría ser objeto de un nuevo proyecto complementario que arrojaría luz a los claroscuros planteados en esta ponencia.

El tratamiento de potabilización

etap-st-joan-despi
Vista aérea ETAP Sant Joan Despí. Fuente: Aigües de Barcelona

Cuando hablamos de agua apta para el consumo humano, según el RD 140/2003, como mínimo tiene que existir un proceso de desinfección entre la captación del agua cruda y el consumo en el hogar. Entre este mínimo y el proceso de potabilización empleado en ETAPs como las de Abrera o Sant Joan Despí hay una gama de grises dependiendo de las necesidades de potabilización, del agua en origen y la adecuación a la legislación vigente.

El agua cruda se puede captar como agua superficial o subterránea. En este sentido hay bastante diferencia entre una y otra puesto que la de origen subterráneo ya ha superado un pretratamiento de filtración natural. En cambio la superficial (río, lago, pantano, etc.) puede tener un cierto grado de turbidez que haga necesaria la filtración mediante tecnología humana.

El proceso convencional de potabilización suele tener las siguientes fases:

  • CAPTACIÓN y DESBASTE
  • DOSIFICACIÓN DE REACTIVOS
  • DECANTACIÓN
  • FILTRACIÓN
  • DESINFECCIÓN FINAL

1. CAPTACIÓN Y DESBASTE

Es el proceso de extraer el agua cruda de un punto concreto, como hemos dicho antes esta puede ser de origen subterráneo (acuíferos), superficial (ríos, embalses, lagos, etc.) o incluso marino, a pesar de que este último ya formaría parte de un tratamiento más avanzado, la desalinización.

El desbaste es la eliminación de sólidos gruesos o arenas que lleva el agua. Este proceso es necesario para mantener el rendimiento global de la potabilización, evitando colmataciones en filtros posteriores.

2. DOSIFICACIÓN DE REACTIVOS-DESINFECCIÓN INICIAL

En este paso se le añaden sales de aluminio al agua pretratada para que las partículas más pequeñas se aglutinen y sean eliminadas por vía de una decantación posterior. Este proceso se complementa con una etapa previa de cloración para desinfectar y oxidar los metales y materia orgánica.

jar-test
Jar Test para probar la eficacia de coagulantes y floculantes. Fuente: Aigües de Barcelona

3. DECANTACIÓN

Aquí se produce la sedimentación de las partículas previamente agregadas gracias a las sales de aluminio, dejando que el agua clarificada pase hacia el siguiente proceso.

decantador
Decantador. Font: Aigües de Barcelona

4. FILTRACIÓN

Con el objetivo de eliminar practicamente la totalidad del resto de partículas, el agua se filtra mediante filtros de arena. Como complemento a esta filtración y con el objetivo de mejorar sus condiciones organolépticas, se puede dosificar ozono para después añadir una adsorción mediante carbón activo. Este último paso elimina los compuestos orgánicos y óxidos metálicos presentes en el agua.

ozonitzador
Ozonizador. Fuente: Aigües de Barcelona

Otro tipo de filtración avanzada, la ósmosis inversa, es una barrera total para virus y bacterias. Además, elimina los compuestos orgánicos e inorgánicos y reduce las sales a niveles casi inapreciables. La filtración por OI es más habitual en plantas desalinizadoras que en potabilizadoras.

5. DESINFECCIÓN FINAL

El agua es almacenada en espera de ser distribuida por la red, aquí se hace otra cloración si esta se encuentra por debajo de los niveles mínimos exigidos por ley.

estacio-de-bombament
Estación de bombeo. Fuente: Aigües de Barcelona

Para finalizar, os dejo un resumen de todo el proceso en este video de Aguas de Valencia: