Nitratos y Zonas Vulnerables

Mapa de les Zonas Vulnerables por nitratos en Cataluña. Autor: Rcomellas

El pasado 31 de octubre asistí a una jornada organizada por la Agencia Catalana del Agua sobre la problemática de la contaminación por nitratos. Esta jornada se basaba en un interesante y completo estudio hecho de forma colaborativa por el Catalan Water Partnership, las empresas Geoservei y CECAM, los grupos de investigación MAIMA y MARS y el IRTA (el cual se encargó de los estudios agronómicos), los ponentes de los cuales explicaron el procedimiento que habían seguido para elaborar el informe final que, en breve será colgado en la web de la ACA.

Antoni Munné, Jefe del Departamento de Control y Calidad de las Aguas de la ACA, hizo una breve introducción hablando de la necesidad de actualizar la información que tenemos sobre el estado de las aguas subterráneas y superficiales en Cataluña, con la mirada puesta en la revisión de las zonas vulnerables por contaminación de nitratos para el año 2019. Este hecho coincide con la necesidad de dar respuesta a la Comisión Europea sobre la necesidad de ampliar las zonas tipificadas hacia zonas de transición, donde hay concentraciones por encima del límite (50 o 25 mg/L, en función de si las aguas son de origen subterráneo o superficial).

Munné, remarcó que, de las 37 masas de agua subterráneas un 46% están en mal estado, representando más del 20% de la superficie del territorio catalán. En el caso de las masas superficiales, el 22% de estas se encuentran afectadas por nitratos. En conjunto, la superficie vulnerable a lo largo del territorio representa un 45% del total, y desgraciadamente ha ido aumentando a lo largo de los últimos años.

Para terminar su intervención, Munné valoró la utilidad del estudio para tener criterios objetivos en el caso de incluir nuevas zonas vulnerables que a día de hoy son de dudosa clasificación.

UNA APLICACIÓN MUY INTERESANTE

El CWP nos explicó como los entes locales podrán decidir cuál es la mejor opción para enfrentarse al problema de la contaminación por nitratos a través de un aplicativo de apoyo a la toma de decisiones que en breve estará disponible en el web del ACA. En la creación de esta herramienta han participado varias empresas que aportan tecnología, tanto preventiva como correctora, y que permite en función de varios parámetros locales gestionar de la mejor manera posible esta problemática.

Inicio de la ponencia del CWP

CONTROL Y CALIDAD DE LAS AGUAS

El estudio se fundamenta básicamente en tres grupos de datos:

  • De tipo hidrogeológico y presiones sobre el medio.
  • De tipo microbiológico.
  • De tipo isotópico.

El primer grupo de datos lo aportaba la empresa Geoservei Projectes i Gestió Ambiental, la cual se planteó diferentes áreas de trabajo como son el estudio de las aguas superficiales, las subterráneas y las provenientes de EDAR urbanas. En definitiva, se buscaba el origen de la contaminación por nitratos para poder determinar la causa y posibles actuaciones, así como establecer nuevas zonas vulnerables si se da el caso.

El segundo grupo de datos fue responsabilidad del MARS, grupo de investigación de la Universitat de Barcelona, el cual nos explicó las técnicas de determinación microbiológica que permiten trazar el origen de las bacterias relacionadas con la contaminación (ya sea humana, porcina, vacuna, de pollo, etc.).

En el tercer grupo se involucró el MAIMA, grupo de investigación también de la UB y que trabaja con varias formas isotópicas del Nitrógeno, Boro o Azufre. Esta fue una ponencia bastante técnica que en esencia vino a explicar que según el tipo de isótopo involucrado éste determina el origen humano o animal de las muestras.

CONCLUSIONES

Al final, y a modo de conclusión de la jornada me quedó muy clara una idea: el estudio multidisciplinar permite obtener una información de mejor calidad y reduce la incertidumbre de forma significativa. En este sentido el debate posterior se centró, entre otras polémicas de tipo lobbista, en que a pesar de tener más acotada la información no podemos evitar la incertidumbre derivada de fenómenos hidrológicos y dinámicas naturales ajenas a nuestras observaciones. Aún así, el hecho de ser un trabajo pionero a nivel estatal (según Joan Solà, gerente de Geoservei), el estudio puede “sentar las bases para seguir comprendiendo la situación actual en materia de contaminación por nitratos, su origen, la causa y las posibles soluciones asociadas”. Al menos la Comisión Europea así lo espera!

Sistemas autónomos de saneamiento

Foto: Edward Mcmaihin

En un reciente post mencioné la existencia de los Sistemas Autónomos de Saneamiento. Qué son, qué tipos hay y cuando se utilizan es de lo que os hablaré hoy. Vamos allá.

Hace unos 10 años, ante la falta de regulación clara sobre las solicitudes de vertido de aguas residuales domésticas que no podían conectarse a la red de saneamiento pública, la Agencia Catalana del Agua optó por desarrollar una Instrucción Técnica aclarando todos los aspectos relacionados con esta problemática: la IT Aplicable al Saneamiento Doméstico Autónomo.

Este documento facilitó las cosas a los técnicos que tenían que aprobar las solicitudes y a los afectados que tenían que instalar estos sistemas, ofreciéndoles una guía básica de apoyo por donde empezar a trabajar.

LÍMITE DE APLICACIÓN Y TIPOLOGÍA DE ESTABLECIMIENTOS

A partir del concepto habitante-equivalente se calculó su número en función de la tipología de uso o actividad:

Esta IT aplica hasta 80 h-e, asumiendo que a partir de esta cifra se tendría que plantear la conexión a la red pública de saneamiento.

SISTEMAS DE DEPURACIÓN

1. Pretratamientos

Aquí tenemos a rejas y filtros por un lado y flotadores desengrasadores por el otro. En estos últimos y por la elevada presencia de aceites y grasas es obligatorio en restaurantes, hoteles, casas rurales y todos los establecimientos donde se sirvan comidas para terceros.

Desengrasadores por flotación. Fuente: Matelco

2. Tratamientos primarios

Tienen el objetivo de eliminar la materia en suspensión insoluble mediante un tratamiento físico de separación/flotación y uno de biológico de fermentación mediante las bacterias presentes en el agua.

En este caso disponemos de fosas sépticas y pozos decantadores.

Fosa séptica. Fuente: Home Interior Pedia

3. Sistemas biológicos compactos

Aquí entran en acción los sistemas prefabricados que se montan en destino y quedan enterrados bajo la superfície. Hay de muchos tipos pero los más habituales son:

  • Filtros percoladores: el flujo de agua se dispersa sobre un material inerte donde crece una capa bacteriana que elimina la materia orgánica presente en esta agua.
  • Lodos activos: el agua residual está dentro de un depósito con lodos activos (bacterias). Esta mezcla se airea para oxidar la materia orgánica.
  • Biodiscos: cubeta plana de agua residual donde se sumergen hasta la mitad una serie de discos verticales solidarios a un eje central que va dando vueltas. El biofilm que se forma en la superficie de los discos entra en contacto de forma regular con el agua y con el aire, consiguiendo el objetivo de eliminación de materia orgánica.
Biodiscos

4. Sistemas biológicos de infiltración

Posterior al pretratamiento, el efluente se trata mediante infiltración en el medio poroso, normalmente el subsuelo. De esta forma se consigue retener los sólidos en suspensión y eliminar la materia orgánica.

Hay diferentes opciones: las zanjas, que permiten infiltrar en terrenos de poca profundidad; los pozos y cámaras de infiltración, en los cuales el agua atraviesa varias capas de gravas de diferente tamaño hasta infiltrarse en el terreno; y finalmente los lechos filtrantes, donde se sustituye una parte del suelo superficial poco permeable por un lecho de material arenisco para que el efluente pueda percolar.

Detalle de tubería perforada en una zanja. Fuente: Wikihow

5. Sistemas biológicos filtrantes drenados

Cuando el terreno no tiene suficiente permeabilidad para garantizar ni la depuración ni la evacuación del efluente, hay que reconstituirlo mediante la combinación de un lecho de material arenisco y un sistema de tuberías para su correcta evacuación.

Esquema de infiltración drenado. Fuente: ResearchGate

CONCLUSIONES

Vistos todos los tratamientos hay que seleccionar la mejor combinación para cada caso en particular. Por eso hay en la IT un anexo con el esquema de aplicación en función de los h-e:

Impresiones de “Barcelona i l’aigua”, de Joan Gaya (II)

Los capítulos referentes al periodo 1987-2014 de Barcelona i l’aigua entran más en cuestiones políticas y de gestión y no tanto en temas legales, lo cual es de agradecer por el lector no iniciado. En cualquier caso es una época interesante por los que ya lo hemos podido vivir “en directo”, es decir, con la importancia relativa que un niño de 12 años le daba a la gestión hídrica a finales de los 90.

ETAP d'Abrera
ETAP de Abrera

El libro gana en interés con el enfoque más práctico, sobre todo cuando explica con números la garantía de abastecimiento actual en el área metropolitana, la problemática inacabada de la conexión con el Ter o la infrautilización del tubo 2,40 Abrera-Sant Joan Despí.

El traspaso de competencias hidráulicas (plenas en el caso de las Cuencas Internas y compartidas en la del Ebro) a la Generalitat el 1986 es el inicio de un nuevo marco de gestión y relación con dos importantes tipos de usuarios: las comunidades de regantes y el sector eléctrico. Estos retos iniciales suponen la creación de la empresa pública de abastecimiento en alta, ATLL.

Xarxa de connexions d´Aigües Ter Llobregat (ATLL) #antifrau

El tridente Generalitat-Administración Local-Financiación genera uno de los momentos más interesantes del libro, con las tensiones ligadas a los intereses de los partidos para ganar poder en el mundo local y ejercer de contrapartida a la centralización de la gestión hídrica: la Guerra del Agua merece un libro aparte.

La creación de la ACA en 1998 como administración hidráulica única marca el camino emprendido los últimos años en materia de gestión del ciclo integral del agua, así como la obligatoriedad de adaptación a la Directiva Marco de la UE del 2000. En este capítulo también quedan patentes los problemas históricos de financiación de infrastructuras y la evidencia de 2 Cataluñas distintas, la que queda encuadrada dentro de la Conferencia Hidrográfica del Ebro (CHE) y la de las Conques Internas (CCII).

En referencia a la gestión de ATLL, el autor apunta varios errores de tipo fundacional que conducieron a la posterior privatización (2012), destacando que la empresa pública se hiciera cargo de la financiación de la planta de ósmosis inversa de la ETAP de Sant Joan Despí (2007) para cumplir con los límites legales establecidos y que no lo recuperara posteriormente vía tarifa. También hay un párrafo dedicado a explicar los puntos abiertos en la polémica privatización de ATLL, conflicto legal que a estas alturas todavía sigue sin resolverse.