Sistemas autónomos de saneamiento

Foto: Edward Mcmaihin

En un reciente post mencioné la existencia de los Sistemas Autónomos de Saneamiento. Qué son, qué tipos hay y cuando se utilizan es de lo que os hablaré hoy. Vamos allá.

Hace unos 10 años, ante la falta de regulación clara sobre las solicitudes de vertido de aguas residuales domésticas que no podían conectarse a la red de saneamiento pública, la Agencia Catalana del Agua optó por desarrollar una Instrucción Técnica aclarando todos los aspectos relacionados con esta problemática: la IT Aplicable al Saneamiento Doméstico Autónomo.

Este documento facilitó las cosas a los técnicos que tenían que aprobar las solicitudes y a los afectados que tenían que instalar estos sistemas, ofreciéndoles una guía básica de apoyo por donde empezar a trabajar.

LÍMITE DE APLICACIÓN Y TIPOLOGÍA DE ESTABLECIMIENTOS

A partir del concepto habitante-equivalente se calculó su número en función de la tipología de uso o actividad:

Esta IT aplica hasta 80 h-e, asumiendo que a partir de esta cifra se tendría que plantear la conexión a la red pública de saneamiento.

SISTEMAS DE DEPURACIÓN

1. Pretratamientos

Aquí tenemos a rejas y filtros por un lado y flotadores desengrasadores por el otro. En estos últimos y por la elevada presencia de aceites y grasas es obligatorio en restaurantes, hoteles, casas rurales y todos los establecimientos donde se sirvan comidas para terceros.

Desengrasadores por flotación. Fuente: Matelco

2. Tratamientos primarios

Tienen el objetivo de eliminar la materia en suspensión insoluble mediante un tratamiento físico de separación/flotación y uno de biológico de fermentación mediante las bacterias presentes en el agua.

En este caso disponemos de fosas sépticas y pozos decantadores.

Fosa séptica. Fuente: Home Interior Pedia

3. Sistemas biológicos compactos

Aquí entran en acción los sistemas prefabricados que se montan en destino y quedan enterrados bajo la superfície. Hay de muchos tipos pero los más habituales son:

  • Filtros percoladores: el flujo de agua se dispersa sobre un material inerte donde crece una capa bacteriana que elimina la materia orgánica presente en esta agua.
  • Lodos activos: el agua residual está dentro de un depósito con lodos activos (bacterias). Esta mezcla se airea para oxidar la materia orgánica.
  • Biodiscos: cubeta plana de agua residual donde se sumergen hasta la mitad una serie de discos verticales solidarios a un eje central que va dando vueltas. El biofilm que se forma en la superficie de los discos entra en contacto de forma regular con el agua y con el aire, consiguiendo el objetivo de eliminación de materia orgánica.
Biodiscos

4. Sistemas biológicos de infiltración

Posterior al pretratamiento, el efluente se trata mediante infiltración en el medio poroso, normalmente el subsuelo. De esta forma se consigue retener los sólidos en suspensión y eliminar la materia orgánica.

Hay diferentes opciones: las zanjas, que permiten infiltrar en terrenos de poca profundidad; los pozos y cámaras de infiltración, en los cuales el agua atraviesa varias capas de gravas de diferente tamaño hasta infiltrarse en el terreno; y finalmente los lechos filtrantes, donde se sustituye una parte del suelo superficial poco permeable por un lecho de material arenisco para que el efluente pueda percolar.

Detalle de tubería perforada en una zanja. Fuente: Wikihow

5. Sistemas biológicos filtrantes drenados

Cuando el terreno no tiene suficiente permeabilidad para garantizar ni la depuración ni la evacuación del efluente, hay que reconstituirlo mediante la combinación de un lecho de material arenisco y un sistema de tuberías para su correcta evacuación.

Esquema de infiltración drenado. Fuente: ResearchGate

CONCLUSIONES

Vistos todos los tratamientos hay que seleccionar la mejor combinación para cada caso en particular. Por eso hay en la IT un anexo con el esquema de aplicación en función de los h-e:

This post is also available in: caCatalà (Catalán)