Entrevista a Ignasi Rodríguez-Roda Layret (II)

– Tu periplo investigador empieza con la tesis doctoral.

Sí, la hice en el campo de la Inteligencia Artificial aplicada a las depuradoras de aguas residuales, pero era 1998 y el Big Data y Data Mining aún estaban muy poco desarrollados. En definitiva, los datos “objetivos” del momento eran mayoritariamente de mala calidad, y por lo tanto, nos centrábamos más en la percepción que tenía en cada momento el jefe de planta: olores, colores, funcionamento de la línea de fangos, etc.

– Fuisteis unos avanzados a vuestra época.

Puede ser… hace poco que las grandes empresas del sector del agua han empezado a hablar de forma habitual de la IA. De alguna forma el concepto ha traspasado los centros de investigación, entrando con fuerza en la industria y ya es una realidad para varios sectores.

– Desde que estás en el ICRA trabajas con varias tecnologías, concretamente con membranas.

Sí, trabajamos con diferentes tipos como son membranas de terciario, desalinización, osmosis inversa y directa…. Pero también tenemos una segunda línea de investigación igualmente importante dedicada a la eliminación de fármacos; hacemos el seguimiento y vemos como se transforman en el medio acuático, como se eliminan, la toxicidad, etc. El ICRA es referente en tomar las medidas.

– Relacionado con el tema de membranas, has mencionado la Osmosis Directa. Es una tecnología interesante porque reduce mucho el consumo energético en comparación con la inversa, aunque tiene algunos inconvenientes…

Efectivamente, aún le queda un largo camino por recorrer, tan solo hay 3 o 4 empresas que se dedican a esta tecnología en el mundo y hay ciertos problemas con el tipo de solución salina a utilizar. También tenemos una legislación incompleta en reutilización y la reposición de estas membranas no tiene la misma agilidad que las convencionales, estos inconvenientes sumados al cálculo de retorno económico hacen que las empresas vean con cierta cautela su uso en la industria.

– Hablando de empresas, participaste en un estudio en reutilización de aguas grises en un hotel de la Costa Brava. Sale a cuenta?

Económicamente hablando el hotel no nota este ahorro ya que la factura del agua es una parte pequeña de sus gastos totales, y si lo miramos por el lado del consumo de agua tampoco. Pero si un día el ayuntamiento impone restricciones por sequía es evidente que tendran una ventaja competitiva. Luego también hay un tema de promoción como empresa ambientalmente responsable, que ahora mismo sería dar un ejemplo de cara al uso sostenible del recurso.

Font: Dutch Water Sector

– Y una mejora de la Huella Hídrica

Desde luego, pero soy bastante escéptico al respecto. Reconozco el valor de concienciación del concepto pero creo que es muy difícil de calcular porque los criterios son demasiado dispares para tener una visión global significativa.

– “Comparativa a gran escala de varias tecnologías en agua reciclada, con especial émfasis en MBR”. Me puedes explicar el objetivo de este artículo en el que has colaborado recientemente?

Este artículo lo escribimos debido a la ausencia de datos reales a gran escala de este tipo de tecnología, y por eso acabó saliendo en The MBR site. Los datos, que son de las licitaciones de las plantas , se pueden consultar en el CEDEX. Una vez recopiladas y analizadas vimos que los MBR eran bastante competitivos en comparación con los terciarios convencionales, además de que se obtiene una agua final de gran calidad.

– Así, en contra del tópico no hay tanta diferencia para contar con ellos en tratamiento terciario.

Sí, pero hay que tener en cuenta qué uso le queremos dar al agua producida, la queremos para regar campos de golf? Regadío? Recargar un acuífero? Baldeo de calles? O quizás para reutilización como agua potable…

– Y en función de este uso final construir la tecnología que se adapte mejor?

Efectivamente, lo que pasa es que en Catalunya mayoritariamente se ha construido por circunstancias que no tienen mucho que ver con este criterio.

– Es decir, se vierte al río sin reaprovecharla…

Y si esta tecnología la comparas con una EDAR convencional ya no sale a cuenta, porque aparte de desaprovechar este agua para reutilización el sistema con MBR suele ser un 20% mas caro. Un esfuerzo en vano. Continúa leyendo Entrevista a Ignasi Rodríguez-Roda Layret (II)

La Huella Hídrica

water-footprint

Menos conocida que la huella ecológica o la del carbono, la huella hídrica es un concepto similar a los dos primeros aplicado al consumo de agua.

La Water Footprint Network la define de este modo:

“The water footprint measures the amount of water used to produce each of the goods and services we use. It can be measured for a single process, such as growing rice, for a product, such as a pair of jeans, for the fuel we put in our car, or for an entire multi-national company. The water footprint can also tell us how much water is being consumed by a particular country – or globally – in a specific river basin or from an aquifer.”

global-footprint
Fuente: info@one-europe.info

Concretando, la huella hídrica puede hacer referencia al consumo:

  • De forma directa, midiendo el agua consumida por persona, región, país, empresa, etc.
  • De forma indirecta, teniendo en cuenta el volumen utilizado para producir cualquier bien de consumo (ropa, café o vehículo).

La WFN define tres tipos de huella: la azul (agua superficial y subterránea consumida), la verde (agua evaporada) y la gris (volumen de agua contaminada generada), siendo esta última la más controvertida y no tenida en cuenta en la norma ISO publicada en 2014.

La complejidad inherente al concepto ha provocado críticas como por ejemplo la imposibilidad de disponer de un método de medida universal. Por poner un ejemplo, la producción de carne es evaluada por m3/kg y en cambio el consumo por persona se mide vía m3/año. La no incorporación de factores como el estrés hídrico de las regiones o países donde se producen los bienes tampoco ayuda al rigor; por ejemplo, no es lo mismo consumir 140 litros por taza de café en Brasil que en Etiopía.

Preocupado por la seguridad hídrica, Dennis Wichelns, miembro de la International Water Management Institute cree que hay que tener en cuenta los posibles defectos de diseño y no subestimar aspectos de importancia cuando se establezcan políticas relacionadas con la gestión y planificación del agua:

“Although one goal of virtual water analysis is to describe opportunities for improving water security, there is almost no mention of the potential impacts of the prescriptions arising from that analysis on farm households in industrialized or developing countries. It is essential to consider more carefully the inherent flaws in the virtual water and water footprint perspectives, particularly when seeking guidance regarding policy decisions.”

En definitiva, pros y contras definen este nuevo concepto que por lo menos puede servir como herramienta de concienciación mientras se van desarrollando y mejorando sus aplicaciónes futuras.

Continúa leyendo La Huella Hídrica